Blogia
Master Hellcat

Artículos sobre bdsm: Naturaleza y roles

De un tiempo a esta parte me ha dado por reflexionar sobre la relación existente entre las prácticas BDSM y la arquitectura corporal de hombres y mujeres. ¿Condiciona de alguna forma la arquitectura de nuestro cuerpo las relaciones BDSM?

Yo creo que sí. Hombres y mujeres estamos construidos de forma diferente. Y este hecho, unido al rol que profese cada uno dentro del BDSM, condiciona nuestras relaciones y forma de actuar. Por ejemplo, al mantener relaciones sexuales, tradicionalmente la mujer debe separar las piernas para permitir la penetración, mientras que el hombre es el que penetra a la mujer. Sin duda esto condiciona la actitud de ambos a la hora de realizar juegos BDSM, tanto en el rol de dominante como en el de sumiso/a.

Vamos a analizar las diferencias físicas y sus connotaciones en el ámbito del BDSM.

La sumisa que separa las piernas se hace vulnerable, se entrega, se expone, no sólo en el sentido físico de la expresión, sino también en el psíquico. Estoy seguro de que todos los Amos han aprovechado esto alguna vez cuando juegan con sus sumisas. Y ahondar en ello les permite humillarlas aún más, aumentando la sensación de entrega y vulnerabilidad por parte de ella, y de propiedad y poder por parte de él.

Complementariamente, el hombre dominante, al penetrar a su sumisa, toma y posee lo que es suyo. El Amo puede usar el sexo como muestra de su poder y como instrumento para someter a la sumisa. Además, los papeles tradicionales del hombre como parte activa y de la mujer como parte pasiva en el sexo favorecen esta concepción de las relaciones BDSM.

Lo que parece que la Naturaleza favorece en el caso de la mujer sumisa, ¿debe ser contrarrestado por la mujer dominante? Me explico: ¿debe una mujer dominante separar las piernas para permitir de forma pasiva que su sumiso la penetre? ¿No contrarresta esto la autoridad de la Ama?

Afortunadamente, nuestros cerebros van más allá de lo que la Naturaleza nos ha dado. La mujer puede, efectivamente, adoptar un papel pasivo ordenando, por ejemplo, al hombre sumiso que “trabaje” para darle placer mientras ella disfruta de su esfuerzo. Esto no menoscaba la autoridad de la Ama en absoluto, sino todo lo contrario. Por otro lado, nada impide a la mujer dominante adoptar una actitud activa en el sexo, mientras que el hombre sumiso puede mostrarse pasivo.

Está claro que el dominante, ya sea hombre o mujer, suele adoptar en los juegos BDSM un papel activo, mientras que la parte sumisa suele adoptar un papel pasivo. Dichos roles suelen ser exportados también a las relaciones sexuales dentro del BDSM. Y si bien, a priori, parece ser que la Naturaleza favorece más el papel del hombre como dominante y el de la mujer como sumisa, nuestra capacidad para cambiar y evolucionar en nuestra forma de pensar ha logrado modificar esto y permitir que cada cual pueda disfrutar del rol que más le agrade.

Una vez más, todo depende de nuestra capacidad para usar la imaginación y entrar en nuestros respectivos roles.

Hellcat
Barcelona
7 de julio de 2006

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

3 comentarios

cgomez -

Aquí agrego un sitio en el cual encontré mucha información acerca de bdsm, fetish y todo lo que tiene que ver con sexo alternativo. www.bdsmdatingonline.net

Hellcat -

Hola kashna, gracias por el comentario. Me encanta que los escribáis ;).

Respondo a tu pregunta con un planteamiento. Verás, a mi sumisa no le gusta el dolor en sí mismo. No es masoquista. Sin embargo, sabe que a mí me complace su sufrimiento y, por lo tanto, ella se siente complacida de entregármelo. Por otro lado, si has leído su diario habrás visto que explica que tras el dolor experimenta una especie de sensación de desvalimiento que le gusta que sea compensaba afectivamente por mi parte. Ojo, esto es lo que ELLA siente, que no tiene por qué ser lo que TÚ sientes. Simplemente es un ejemplo para ilustrar el hecho de que sin ser masoquista, también se puede disfrutar del dolor.

¿A qué viene todo esto? Pues muy sencillo, voy a hacerte una pregunta. ¿Disfrutas tú de alguna forma con el dolor que tu Amo te proporciona? Si la respues es "sí", sigue leyendo. Si la respuesta es "no", quizá deberías plantearte el poner límites sobre este asunto. Recuerda: si no os divertís los dos, entonces no estáis jugando correctamente.

Bueno, si estás leyendo esto es que la respuesta a la pregunta anterior ha sido "sí". Bien, preguntas si es posible entrenarse para aguantar más dolor. La respuesta es que sí. Cuando introduje a mi sumisa en este mundo, no aguantaba el grado de dolor que aguanta ahora. Eso sí, dependerá de tu Amo el planificar el adiestramiento que más se adapte a tus características como sumisa para conseguir aumentar tu grado al dolor.

Espero haberte ayudado. Saludos

kashna -

Me ha gustado muchisimo tus explicaciones sobre el BDSM. He aprendido mucho sobre el tema. Por favor, no dejes de escribir artículos sobre el tema.

Además, aprovecharé para preguntarte una cosa (un poco idiota, la verdad). en los juegos conc mi pareja, nos gusta hacer juegos BDSM y yo me siento muy cómoda en el papel de sumisa. Aún así, creo que tengo muy poco aguante al dolor. El límite al dolor, se puede entrenar?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres