Blogia
Master Hellcat

Relato: Mi despertar

Nunca antes me había atrevido a contar cómo me convertí en sumisa de mi Amo. No porque me avergüence de ello, pues soy totalmente libre para elegir, sino porque soy muy celosa de mi intimidad y consideraba que esta historia era mía y de nadie más.
Sin embargo, ahora, con el paso de los años, me he dado cuenta de que, del mismo modo que me ocurrió a mí, puede que haya muchas chicas jóvenes que estén en una situación análoga a la que yo viví y se sientan confusas y desorientadas. Sirva este texto para intentar ayudarlas y que se comprendan y acepten a sí mismas tal como son.
Por aquel entonces –no entraré en detalles sobre la fecha exacta- yo tenía diecinueve años. Vivía con mis padres y mi hermana pequeña en un piso situado en un barrio céntrico de Barcelona. Mi vida era muy sencilla: la familia, la universidad, los fines de semana, el cine, los amigos, mi novio…
Mi novio…
Jaime era un buen chico. Educado, buen estudiante, cariñoso,... Yo quería a Jaime. Bueno, o al menos eso pensaba por aquel entonces. Ahora ya no lo sé. Sin duda nos habríamos casado en cuanto hubiéramos acabado los estudios y encontrado un trabajo más o menos estable. Los niños habrían llegado poco después. A estas alturas, mi vida sería como la de cualquier mujer de mi edad. Sé que me porté muy mal con él, pero si no lo hubiera dejado yo no habría sido feliz... y habría acabado haciéndole daño. Una amiga común con la que me encontré en un restaurante hace unos dos o tres años me contó que se había casado y tenía un hijo. Me alegro por él de corazón.
Pero me estoy desviando de la historia que me ocupa y me arriesgo a que mi Amo me castigue por ello, así que retomo el hilo allí donde lo dejé. Pido disculpas al lector.
El piso contiguo al nuestro llevaba varias semanas deshabitado. Sus antiguos inquilinos, un matrimonio de avanzada edad, se habían ido a vivir con los hijos y habían puesto el piso en alquiler. Un día, mi hermana entró en casa muy excitada, contando que unos señores estaban entrando unas cajas en el piso de al lado. Íbamos a tener nuevos vecinos. Recuerdo que mi madre hizo un comentario sobre los problemas que traería a la comunidad el hecho de tener unos vecinos raros o ruidosos. Por mi parte, no presté mayor atención al asunto.
Dos días después, por la tarde, sonó el timbre de la puerta. Fue mi padre el que abrió. Al cabo de unos segundos reapareció en el salón acompañado de dos personas. Entonces lo vi a Él. En aquel momento no habría sabido explicar por qué me impactó tanto. A simple vista no tenía ninguna cualidad especial. Aparentaba unos treinta y cinco años, más o menos. No era ni muy alto ni tampoco lo que se dice guapo. “Del montón” era la expresión que mejor Le definía. Y, sin embargo, en Su actitud había algo… ni siquiera ahora sé cómo definirlo. Me limitaré a decir que Su presencia “llenaba”. Él estaba allí, y todos los demás parecíamos empequeñecidos a Su lado. Me quedé embobada mirándolo, sin saber qué hacer cuando mi padre me Lo presentó como “Pablo, nuestro nuevo vecino”. A duras penas pude levantarme del sofá y estrecharle la mano. Me sonrió y yo sentí que las piernas me temblaban.
Me obligué a mí misma a girar la cabeza para fijarme en Su acompañante y escapar así del hechizo que parecía haberse apoderado de mí. Ella era una chica muy bonita, unos diez años menor que Él. Tenía una espesa melena de color castaño claro que le caía sobre los hombros como una cascada y unos preciosos ojos almendrados. Su cuerpo, por lo que podía adivinarse bajo la ropa, era esbelto y bien formado. Se llamaba Sonia.
Se me antoja necesario, llegados a este punto, hacer un inciso para explicar al lector que, antes de conocer a mi Amo, nunca había dormido desnuda, excepto cuando me acostaba con Jaime, claro. Siempre usaba un pijama. Cuando sentía la necesidad de masturbarme, me levantaba la camiseta del pijama para poder acariciarme los pechos con una mano mientras introducía la otra dentro de los pantalones. Siempre lo hacía tapada por las sábanas. Nunca me había masturbado en otro sitio que no fuera la cama. Ni siquiera en la ducha. No sé… en aquella época me daba reparo verme haciendo según qué cosas.
Sin embargo, aquella noche, ya en mi habitación, no me podía quitar Su imagen de mi cabeza. Mientras me desvestía para ponerme el pijama, me sentí acuciada por un ardor hasta entonces desconocido para mí y que no podía comprender. De repente, mi desnudez se me reveló como algo excitante. Me tumbé en la cama desnuda y comencé a masturbarme como nunca antes lo había hecho, mientras pensaba en Él. Fue el mejor orgasmo de mi vida, sin duda alguna. Aquella noche me obligué a mí misma a dormir desnuda bajo las sábanas.
Ya por la mañana, un sentimiento de culpa se apoderó de mí. ¿Qué me había pasado? No conocía a ese hombre de nada. Ni siquiera me parecía guapo. Además, Él ya tenía pareja. Y muy guapa, por cierto. Además, estaba Jaime, al que yo quería… Pero Él seguía dentro de mi cabeza.
Volví a verlo unos tres o cuatro días después. Era de madrugada y yo volvía a casa tras haber salido con Jaime. Caminaba por la acera de casa cuando los vi doblando la otra esquina, frente a mí. Mi primera reacción fue la de intentar evitar el encuentro. Me enfadé conmigo misma por pensar como una cría. Cuando llegamos al portal, abrí la puerta con las llaves y esperé durante unos segundos hasta que ellos llegaron. Él me sonrió y me dio las gracias. Ya en el ascensor, en medio de un incómodo silencio, le miré a la cara disimuladamente. Me sobresalté al darme cuenta de que Él me estaba mirando a mí. Su mirada era muy intensa. Hasta el punto que no pude sostenerla y me vi obligada a apartar la mía. Fue entonces cuando vi el anillo. Era ancho y plateado, con una especie de argolla en la parte superior. Lo llevaba colocado en el dedo pulgar de la mano derecha. Inmediatamente busqué en las manos de ella, por si llevaba uno igual. Efectivamente. Lo llevaba en el dedo anular de su mano izquierda. Era un anillo idéntico al de Él, pero más pequeño, adaptado a la medida de su dedo.
Sabía que Él me seguía mirando. No podía verlo, pero de alguna manera lo sabía. Mis piernas comenzaron a temblar de nuevo. Ahora, recordando aquellos momentos mientras los estoy transcribiendo, me sorprende darme cuenta de que en ningún momento me sentí incómoda. Turbada por Su presencia, sí. Pero no incómoda.
Cuando el ascensor llegó a nuestra planta, salí rápidamente de él murmurando un apresurado “hasta luego”, abrí la puerta de casa, entré lo más rápidamente que pude, y la volví a cerrar a mi espalda con un alivio indecible. ¡Me había ocurrido otra vez! ¿Por qué aquel hombre producía ese efecto en mí? ¿Por qué me mostraba tan débil ante Él? No lo podía explicar.
Al llegar a este punto de mi relato, miro mi propio anillo y no puedo dejar de sonreír al recordar todo lo ocurrido. Pero debo proseguir con el relato...
El verdadero impacto lo recibí al día siguiente. Mi madre me envió a casa de Él a pedir algo –o fue mi padre... En todo caso, ni siquiera recuerdo ya qué era lo que quería- que necesitaba en ese momento. Recuerdo que abrió la puerta Él y que, tras pedirle lo que necesitaba, me quedé esperando mientras se dirigía a buscarlo. Fue entonces cuando vi la escena que cambió mi vida para siempre. En una habitación lateral, a través de la puerta entreabierta, puede ver el cuerpo desnudo de Sonia de espaldas a mí. Sus muñecas, unidas mediante una cuerda, pendían de lo que parecía una especie de gancho sujeto al techo. Sus piernas estaban muy separadas debido a que sus tobillos estaban atados, también con cuerdas, a una barra de madera que impedía que los pudiera juntar. Y sus nalgas firmes y lisas, levemente enrojecidas, se me mostraban magníficas en su desnudez. Su cuerpo estaba cubierto de sudor y su respiración era jadeante. Es sorprendente cómo puedo recordar tantos detalles, dado el tiempo que ha transcurrido desde entonces, habiéndola visto tan sólo durante unos segundos.
Nunca he sabido si mi Amo dejó la puerta entreabierta adrede o fue una casualidad. Sólo sé que aquella imagen me impactó hasta lo más profundo de mi ser. Por extraño que parezca, no me asusté al ver a Sonia así. Ni en ningún momento se me pasó por la cabeza irme de allí. Más bien todo lo contrario. De repente me sentí muy excitada. Cuando Él volvió, pareció no darse cuenta de mi azoramiento. O, si se dio cuenta, no dio muestras de ello. Volví a mi casa caminando lentamente, sin poder dejar de pensar que, en esos precisos instantes, Sonia se hallaba allí, atada, y que Él estaría con ella, haciéndole... lo que le hubiera estado haciendo antes de que yo llamara al timbre.
Tras darle a mi madre –o mi padre- lo que fui a buscar, me encerré en mi habitación, me tumbé en la cama y seguí dándole vueltas a la cabeza. Y, de repente, tuve una revelación. No fue un pensamiento producto de una concatenación de razonamientos. Simplemente, el pensamiento apareció allí: deseé ser Sonia. Quise estar allí, desnuda y atada, a Su merced.
Durante los días siguientes llegué casi a obsesionarme con la idea. Dejé de salir con Jaime. Utilizaba la primera excusa que se me ocurría para no quedar con él. Sé que me porté muy mal. Afortunadamente pudimos hablar de ello algún tiempo después. Le conté lo que me había ocurrido y le hable de Él. Por supuesto, no lo entendió. Le hice daño... y eso es de lo único que me arrepiento. Pero como ya he explicado, es mejor así.
Vuelvo a desviarme del tema. Ruego al lector que me disculpe de nuevo. Continúo...
Al final tomé una determinación: debía hablar con Él. Aquel día sí lo recuerdo con toda claridad. Era un sábado por la tarde. Llamé al timbre y de nuevo me abrió Él la puerta. Le pregunté si podíamos hablar y me invitó a pasar. Me llevó hasta el salón. Sonia parecía no estar en casa. Mejor. No quería que ella escuchara lo que iba a decirle. Él se sentó en un sofá. Yo me dispuse a hacer lo propio, pero me dijo que no lo hiciera. Debía permanecer de pie. No empleó un tono brusco o severo para decírmelo. No sé qué fue, pero me vi obligada a obedecerle. Simplemente, su forma de decirlo no daba lugar a otras opciones. “Bueno, tú dirás”, dijo. Yo no sabía por donde comenzar. ¿Qué podía decirle? ¿Cómo podía abordar la cuestión? Oí pasos. Giré la cabeza y vi a Sonia entrando en el salón. Iba completamente desnuda, excepto por un collar con una argolla que rodeaba su cuello. Era realmente preciosa. Comencé a ponerme realmente nerviosa. Sonia pasó por delante de mí sin mirarme y se arrodilló a Su lado, acurrucándose contra Sus piernas.
Al volver a mirarlo a Él, vi que sonreía. Era la misma sonrisa que había visto en el ascensor, días atrás. Y volví a bajar la mirada. “Dime”, le oí decir, “el otro día, cuando viniste a casa, ¿viste a Sonia?”. “Sí”, contesté con un hilo de voz. “Eso me parecía”, dijo Él. “¿Y qué piensas al respecto?”, preguntó. “Me gustó”, respondí, sintiendo el calor del rubor en mis mejillas. “Arrodíllate”, ordenó. Alcé la mirada instintivamente, para asegurarme de que no había oído mal. Él seguía allí, sonriendo, mientras acariciaba el cabello de Sonia, cuya cabeza descansaba en Su regazo, como si fuera una perrita.
Me arrodillé ante Él. Era la primera vez que me arrodillaba ante alguien. Sin embargo, sentí una especie de alivio, de liberación, al hacerlo. “Has venido a decirme algo”, no era una pregunta. “Sí...”. “Dilo”, apremió. “Yo... yo... quiero...”. “Qué quieres”. “Quiero... quiero... ser como ella”, dije, señalando con el dedo a Sonia. “Lo serás”, sentenció Él.
A partir de ese momento, al admitir lo que deseaba, me sentí distinta. Supe que Él me protegería y consolaría. Que sería mi mentor, mi amigo y mi amante. Me sentí... suya.
Ellos se mudaron de piso un año después y, al acabar mis estudios, me fui a vivir con ellos. Ya han pasado varios años desde entonces. Comparto su felicidad y ellos comparten la mía. Sí, puedo decirlo: soy feliz.
Ahora debo dejar al lector con sus propios pensamientos, pues mi Amo desea jugar conmigo y con Sonia. Siento que mis piernas vuelven a temblar ante la perspectiva de verme de nuevo ante Su presencia. ¡Qué dulces son sus caricias! ¡Cuánto amor hay en sus castigos!... Pero no puedo entretenerme más. Les dejo. Hasta siempre.

Hellcat
Barcelona
20 de enero de 2004
Revisado: 21 de enero de 2004
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

11 comentarios

Hellcat -

Mi querido aprendiz sumiso: si hubieras prestado más atención al blog y menos a tus fantasías, te habrías dado cuenta de que este relato es una ficción y de que yo, Hellcat, soy un hombre. Y añadiría que no estoy en absoluto interesado en cambiar mi sexo, ni siquiera para atender la generosa oferta que me has hecho.

aprendiz sumiso -

mi querida hellcat quede conmovido por tu historia me gustaria saber si alguien como tu se puede convertir en mi ama yo seria tu fiel y leal esclavo y si no pues alguien que tu me recomiendes aclarando que debe ser mujer.

Llum De Lluna -

Lo que he podido leer alli arriba.. aix.. no se, pero mientras lo leia hubiera deseado ser yo.. ¿estoy loca?

Hellcat -

Claro que falta mucho por explicar. No es algo sencillo y cada persona entiende esto de forma distinta.
Para que lo entiendas mejor, piensa en las relaciones de pareja tradicionales. Todas son distintas, pues cada persona es diferente, aunque los sentimientos y las situaciones se vayan repitiendo. Pues con las relaciones bdsm yo creo que es lo mismo. La única diferencia es que se añade un poco de pimienta a la relación, jeje. Pero por lo demás no tiene por qué variar nada.
En el caso que planteaba aprendiz, qué más da que haya bdsm por medio? Si la pareja de esta mujer supiera que a ella le gusta el bdsm, puede que la cosa vaya a mejor, puede que se quede igual o puede que vaya a peor, por supuesto. Pero recordemos que, según aprendiz, la relación entre estas personas ya estaba deteriorada desde hacía un tiempo, bdsm aparte.
Por desgracia es cierto que, incluso aunque ambas partes lleven el tema lo mejor posible, todo el mundo puede acabar sufriendo.
En cuanto a diferenciar el bdsm de lo real, es importante hacerlo, pues, en mi caso, considero el bdsm como un juego, no como un sustituto de la vida "real". Y aunque el bdsm puede ser importante en mi vida, tengo claro que la familia, los amigos, la salud y el trabajo (no necesariamente por este orden), lo son aún más. Creo que algunos problemas que a veces surgen, no lo hacen por el bdsm en sí, sino porque alguna de las personas implicadas malinterpretan lo que es el bdsm y lo llevan más allá de sus límites, confundiéndolo con la vida real. Pero bueno, esto es sólo i opinión.
Aprovecho el comentario para volver al tema del 24/7. Me gustaría reiterar que sigo sin estar de acuerdo con las relaciones 24/7 (ver último comentario de aprendiz). Pero creo que debo aclarar algunas cosas. Las relaciones 24/7 a las que yo me refiero son relaciones 24/7 con todas sus consecuentcias. Es decir, relaciones en las que la pareja bdsm mantenía sus roles delante, no sólo de una visita, sino incluso delante de los padres o de los hijos 24 horas al día, 7 días a la semana. Es decir, siempre. Y, por muy difícil que resulte comprenderlo, os aseguro que hay gente que mantiene este tipo de relación bdsm. Como podéis entender, lo grave no es que una persona adulta no bdsm se pueda sentir incómoda al contemplar esto, sino que los niños, si son pequeños, pueden entenderlo erroneamente, creyendo, realmente, que el hombre está por debajo de la mujer, o la mujer por debajo del hombre, al contemplar esta actitud en sus progenitores de forma contínua. No hace falta ser psicólogo para darse cuenta del daño que pueden sufrir los niños. Ojo, tampoco estoy diciendo que se deba mantener a los niños al margen de esto. Si un niño ve algo u oye algo, creo que lo peor que puede hacerse es eludir la cuestión. Creo que hay que dar explicaciones en la medida que el niño pueda entenderlas. Tan malo es explicar demasiado, como quedarse corto.
Volviendo al tema del 24/7, yo creo que este tipo de relaciones también pueden entenderse de otra forma. Por ejemplo, como una determinada actitud de la sumisa hacia su Amo, o como el llevar un objeto determinado (anillo, etc) o vestir de una forma determinada. En definitiva, algo cuyo significado real conozca sólo la pareja y pase inadvertido para los demás.
Anda, anda, ¿cómo se te ocurren esas cosas? No eres ni tonta ni pesá por tener preguntas. Nadie nace enseñado en nada y todos nos encontramos en un perpetuo proceso de aprendizaje.
Un beso

Brujita666 -

Me surgen tantas preguntas,falta tanto por explicar, o tanto por entender sobre esto que no sé como comenzar, por supuesto, no tendria fin. Y no es por el relato solo, si no por el caso que te explica aprendiz, conozco un caso parecido, y solo sé que aqui pueden llegar a sufrir todos los implicados, y la gente de alrededor, pues si aprecias a una persona y la ves mal, y no sabes como ayudar, solo puedes limitarte a estar en un segundo plano esperando a verla mejor.Imagino que todo és por no saber diferenciar bdsm de lo real, sobre todo los que no sabemos pero queremos saber, y es peligroso si no tienes claras las cosas. Es que contra más leo más preguntas me hago y más aprendiza de todo soy, ya se que parezco tonta, ahora me siento así. Y encima pesá, como largo leche, sorry. Saludos.

Hellcat -

Respecto a la primera cuestión, sí conozco un caso. Se trata de una pareja muy bien avenida, contrariamente a lo que se podría pensar. Ella tiene Amo con el conocimiento y consentimiento de su pareja. Y es más, tanto el Amo como la pareja de la chica se llevan estupendamente. Pero, evidentemente, este es un caso entre un millón.

Mi opinión sobre las relaciones 24/7 es, sencillamente, que no existen. Son un mito. ¿Pero en qué cabeza cabe que una pareja puede estar 24 horas al día, 7 días a la semana, manteniendo el rol Amo-sumisa? Es imposible. Tarde o temprano hay que desconectar. Hay hijos, visitas, compromisos sociales... o simplemente hay que hacer la compra o elegir el color para las paredes del salón... Además, las pocas relaciones que conozco en las que la pareja realmente había intentado llevar a cabo el 24/7 tenían alguna connotación negativa. Si no para la pareja, sí para terceras personas.
Mi consejo es que la pareja estableza una relación habitual, basada en sus sentimientos y olvidándose del concepto 24/7. Lo que sí es factible, es abordar las relaciones sexuales en pareja desde la temática bdsm.

Aprendiz -

Después de varios días sin poder consultar el blog he leído tu comentario a mi consulta. Te preciso más. Mi amiga está casada, aunque su pareja no funciona y, aunque viven juntos, no hacen vida marital. Su marido, a estos efectos, no cuenta. Cuenta ella, que ha descubierto un mundo nuevo y que lo está disfrutando con intensidad. A veces se siente perdida y lo comenta conmigo -somos íntimos y hemos mantenido relaciones íntimas- pero yo no soy experto en dominación/sumisión. De ahí mi consulta. Ella tiene deseos, y también miedo, de convertirse en esclava 24/7, aunque no necesariamente de su actual amo. Me lo ha propuesto a mi, pero no lo tengo claro. Me gustaría que comentases si conoces casos de parejas bien avenidas en los que la mujer tiene un amo con el conocimiento del hombre y cómo suelen funcionar este tipo de relaciones. También me gustaría saber qué opinas de las relaciones 24/7.
Gracias,
Aprendiz

Hellcat -

Uf, este es un caso peliagudo de verdad. No me queda claro si esa mujer
mantiene una relación bdsm con otra persona o, simplemente, no hay
ninguna relación al margen del matrimonio, y el marido desconoce que a su
mujer le gusta el bdsm.

Ten en cuenta que para la mayoría de las personas no bdsm, el que su
pareja mantenga una relación bdsm con otra persona lo tomarían como una
infidelidad. Nosotros podemos separar el amor del bdsm. Pero los no bdsm
es difícil que entiendan esto y tan sólo verían sexo en una aventura
extramatrimonial. Así que si esa mujer mantiene ya una relación bdsm al
margen de su matrimonio, es posible que lo esté arriesgando.

Si la mujer no mantiene ninguna relación bdsm, supongo que la primera
pregunta que hay que hacerse es cómo reaccionaría el marido de esta
mujer al conocer su pasión por el bdsm. Si la mujer cree que el marido se lo
tomará bien y de forma racional, puede plantearse el explicárselo. E
intentar hacerle entender que para ella el bdsm es una necesidad. Quizá el
marido también haya fantaseado alguna vez con el bdsm y lo acepte. E
incluso, siendo optimistas, es posible que se avenga a realizar juegos con
su mujer, lo que sería la solución ideal. Una tercera opción, prácticamente
descartable, pero posible (conozco casos), es que el marido confíe lo
suficiente en su mujer como para permitirle jugar con terceras personas.
Incluso podría plantearse la cuestión de que el marido estuviera presente
en las sesiones, para tranquilidad de ambos (lo sé, lo sé, es una situación
bastante utópica).
Por el contrario, si la mujer cree que su marido no aceptaría nunca el bdsm,
ni tan sólo saber que su mujer le gusta, entonces estamos ante un
problema de muy difícil resolución. La verdad es que en este caso, ni sé ni
me atrevo a dar una respuesta.

En todo caso, lo que sí creo que es necesario decir es que la práctica del
bdsm no implica necesariamente que tenga que haber sexo.

Uf, cada vez me planteáis cuestiones más complejas. Creo que al final sí
escribiré el artículo reuniendo las preguntas que me planteáis en vuestros
comentarios y las respuestas que he ido dando.

En fin, espero que esto te sirva de alguna ayuda.

Aprendiz -

Aprovecho este texto para hacerte una consulta, Hellcat. ¿Qué sucede cuando una persona, en este caso una mujer, descubre que es sumisa cuando ya es madura, casada,rozando la cincuentena, con hijos aldultos, y el amo no es su marido? ¿Puede esto destrozar su vida, o enriquecerla para siempre? ¿Tienes o conoces alguna experiencia similar? Gracias por tu respuesta

Hellcat -

¿Quién es una puta? ¿El personaje del relato? ¿Por qué?

jun -

eres una puta
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres