Blogia
Master Hellcat

Falta y castigo

23.08.12

Empiezo a escribir este relato sentada en el sofá, desnuda, con tobilleras, muñequeras y el collar puestos. A mi lado tengo a mi Amo navegando por internet.

He llegado hace un rato a casa. Contenta porque ha sido un día con situaciones peculiares pero muy agradable. He entrado y me he puesto a explicarle a mi marido todas las anécdotas y le he preguntado qué tal su día.

Después de esto le he dicho: "cariño voy a dejar estas cosas y me voy a la ducha". A lo que Él ha contestado con un tono de voz de lo más normal: "muy bien cariño, pero cuando te hayas duchado no te vistas y te pones el collar y las muñequeras... no se si te voy a usar pero quiero tenerte así".

Buffff... ¡¡¡Ya está!!! Mi corazón ha empezado a latir más deprisa. Mi entrepierna, no hace falta que os lo explique. Se me ha puesto una sonrisa de oreja a oreja, y me he puesto las pilas para acabar cuanto antes. Cuando yo he acabado de ducharme Él estaba en la ducha. Me he apresurado a ponerme el collar (torpemente, con los nervios), las tobilleras y las muñequeras. Cuando me estaba poniendo las muñequeras, me ha dicho: "las tobilleras no hacen falta, ¿eh?". "¿Y si ya las llevo puestas?". "Pues déjatelas"... No sé si mi iniciativa de ponerme más cosas de las mandadas comportará alguna consecuencia.

Mientras Él ya estaba acabando del baño, yo me he arrodillado en el comedor apoyada sobre mis talones, con las piernas separadas y con los brazos detrás de la cabeza. Sé que le encanta. Mi sorpresa ha sido que no se ha recreado como hace habitualmente, sino que enseguida me ha pedido que me levantara y se ha acercado. Instintivamente yo he dado un paso hacia atrás pero enseguida me ha acerado a Él manoseándome los pechos y tirando/pellizcando mis pezones... buffff... mi respiración entrecortada manifestaba mi creciente excitación...  me ha puesto de espaldas a Él y me ha acariciado casi todo el cuerpo, acercándose a mi sexo pero sin llegar a él, volviendo a pellizcar suavemente mis pezones y, de golpe, me dice: "Hala, ya te puedes ir a sentar en el sofá y haz lo que quieras" (por supuesto, desnuda y sin quitarme lo puesto).

Y aquí estoy, sentada en el sofá escribiendo este relato y esperando lo que Él decida hacer conmigo. Espero sinceramente que me haga algo porque, hablando claramente, estoy muy cachonda.

.....

.....

Pasa el rato y no dice nada. Sigue con sus cosas. Le pregunto "¿Qué piensa hacer conmigo?", "¿Va a tener consecuencias que me haya puesto las tobilleras sin que me lo haya ordenado?" "¡¡Se acerca la hora de cenar!!"... y a todas las preguntas ni me mira y sólo levanta los hombros.

Le digo: "Señor, no pase de mi". A lo que Él, sin mirarme, me responde: "estoy ocupado".

Sé que no puedo insistir más. Estoy aquí para servirle y para que haga conmigo lo que quiera. Pero anhelo que me use, que me acaricie, que me pince, que me azote, que me folle, que me haga gritar...

Seguiré esperando.

.....

.....

Me voy a hacer la cena :(.

Y sé que no hace falta que pregunte si me puedo vestir, aunque lo hago y la respuesta es evidente.

.....

.....
Cuando empiezo a escribir esta parte del relato es por orden explícita de mi Amo ya que yo no lo quería acabar por estar avergonzada a causa de mi mala actitud...
Mientras estoy acabando de preparar la cena me hago un pequeño corte en el dedo sin importancia, pero del susto inicial Le aviso. Él viene enseguida y, después de ver que no es nada, empieza a acariciarme la espalda, los pechos, muy suavemente la parte más externa de mi sexo... y de golpe: "hala, ya podemos cenar". Me tiene muy caliente y dudo a la hora de sentarme ya que estoy demasiado húmeda y se que "mojaré" la silla de madera. Pido permiso para ir a limpiarme antes de sentarme, pero la respuesta es NO. Cuando me levanto para coger el postre Él se recrea haciendo comentarios sobre los fluidos que hay en la silla. Os podeis imaginar mi vergüenza y mi rubor.
Después de esto me manda al dormitorio. Me pone una cuerda por debajo de mis pechos y otra por encima y, con una cuerda más pequeña, une la parte central de tal manera que mis pechos quedan resaltados. Noto las cuerdas clavándose en mi piel porque estan muy apretadas... y me encanta.
Con un mosquetón une las dos muñequeras a mi espalda y me tira a la cama quedándome de lado. Entonces, con una cuerda une mis tobilleras y me hace doblar las piernas para juntar la cuerda a las muñequeras. Estoy totalmente immovilizada. Estando así de lado y en el borde de la cama, me mete Su polla en la boca. Se la chupo con gusto :).
Y al momento me deja y se marcha apagando la luz.
Al cabo de un rato vuelve, me pellizca los pezones, me tira del pelo, me recuerda que soy suya y que puede hacer conmigo lo que quiera y me deja boca abajo sin desatarme. En esta posición no puede follarme, ya que mis piernas dobladas, manos atadas a la espalda, las cuerdas... lo dificultan. Aún así me mete la puntita en mi húmedo y palpitante sexo. Eso me da más ansia. ¡¡¡La quiero dentro!!! Pero se vuelve a marchar, dejándome con la luz apagada. Estoy muy excitada. Quiero que me folle. La posición forzada en la que estoy desde hace rato me entumece las manos y los hombros, pero me da igual. Soy feliz porque estoy entregada a Él y cada molestia que note, dolor que me inflinja o humillación que reciba hace que me sienta más Suya.
Finalmente vuelve, me desengancha la cuerda que une las muñequeras con las tobilleras y dejándome boca abajo con las manos atadas me folla. Estoy muy mojada. Me encanta que me folle así, boca abajo y con las piernas juntas. Lo noto muy intenso. Después de un rato me desata las manos y me pide que me ponga a cuatro patas. De esta manera me folla con fuertes embestidas. Me encanta. Me hace jadear, mi respiración está entrecortada, me siento como Su puta, Su juguete y Su perra. Me da permiso para que, a la vez que me folla, yo me toque. Enseguida llego a un clímax brutal y no puedo reprimir un grito que intento ahogar para no asustar a los vecinos :P. Después de esto Él se corre dentro de mí.
Caemos extasiados en la cama. Mi orgasmo ha sido muy intenso porque me ha tenido toda la tarde cachonda perdida. Al cabo de poco rato de estar tumbados mi excitación vuelve a crecer, lo necesito otra vez, quiero más sexo, quiero otro orgasmo, quiero más dolor... ¡¡¡LE QUIERO A ÉL!!!
Y sin quererlo... lo estropeo todo, me equivoco y lo que ha sido una tarde genial acaba con un sentimiento de no ser digna de Él, de ser una puta inatisfecha que no le merece.
 
¿Y cómo hemos llegado a este momento? Porque aunque a Él no le apetece en ese momento jugar más, yo insisto y le echo en cara que no me cuida, y me enfado con Él, y le desafío desobedeciéndolo descaradamente (me quito el collar que me ha ordenado que me deje, me visto sin permiso...)  y todo por una pataleta de puta cachonda :(.
Y entonces me siento triste porque sé que me he equivocado. Él es la persona que más me quiere en el mundo, me cuida y me mima, me hace sentir viva, me hace sentir especial sacando lo mejor de mí y mostrándome siempre el lado positivo de las cosas, me hace sentir cosas que nunca hubiera imaginado... Y yo, sin razón, lo he retado, he sido impertinente y ahora me siento fatal.
Pero aún me puedo sentir peor. Después de todo esto se acaba la conversación entre nosotros. Por la noche me meto yo primero en la cama y, cuando se mete Él, no me abraza como de costumbre y no me dice nada. Es lo peor que me puede pasar. No quiere saber nada de mí.
 
 
24.8.12
 
Al día siguiente por la mañana le mando un mensaje de arrepentimiento y no me contesta, sólo un emoticono. Al mediodía le llamo en nuestro contexto vainilla y al final de la conversación le digo que malaika quiere hablar con Master Hellcat, pero me dice que no es momento, que por la noche ya hablaremos.
Le siento lejos y distante y me siento muy triste. Quizá habrá gente que leerá esto y pensará: "si sólo es un juego". Pero os aseguro que puede ser muy intenso y que muchas veces es mucho más que un juego. 
Finalmente, por la tarde noche Mi Amo habla conmigo. Aunque veo en su cara la decepción y la desaprobación, me siento más tranquila porque, como mínimo, me dirige la palabra. Y me la dirige para comunicarme mi castigo, que no tiene límite de tiempo. El límite lo marcará mi Señor, cuando valore que vuelvo a ser digna de Él. El castigo consta de tres puntos:
1. No habrá más sesiones de BDSM.
2. 10 azotes diarios cuando y como Él quiera. Cuando Él quiera dármelos me avisará y tendré que estar desnuda, de pie, con las piernas abiertas y con las manos detrás de la cabeza. Los contaré en voz alta.
3. Cuando hagamos el amor y/o follemos en nuestro contexto vainilla tengo totalmente prohibido hablarle haciendo ningún tipo de referencia a Él como Amo o cualquier comentario que tenga que ver con el BDSM. Si incumplo esta orden, incrementerá el númeo de azotes diario (NOTA DE HELLCAT: a razón de dos azotes adicionales por cada falta cometida).
 
 
27.8.12
 
Hoy es el cuarto día de castigo. Los azotes que me da desde el primero al último (y en dos ocasiones ya han sido más de 10) no son ni mucho menos cariñosos o sensuales. Al contarlos, y sobretodo los últimos, la voz me tiembla de dolor y miedo esperando el siguiente. Pero anhelo este momento del día. Y lo anhelo porque es el único momento que me encuentro con Él. Por ahora solo soy digna de Él para recibir mi castigo. Y aunque quiero que me considere digna a todos los niveles, aguantaré hasta que Él crea oportuno, demostrándole que estoy arrepentida y que haría lo que fuera para estar a su lado.
Tengo que decir que cada día después de la tanda de azotes me abraza, me besa y acaricia mi culo ardiete, rojo y dolorido por la pala, la fusta, la vara, su mano... No quiero que este momento acabe. Pero acaba, y anhelo que llegue el dia siguiente para volver a tenerle a mi lado.
 
Amo,
lo siento de verdad. Y el peor castigo no son los azotes que duelen y me dejan marcas que luzco durante unos días... sino tenerle lejos de mí.
Espero demostrarle que puedo ser digna de Usted nuevamente.
 
Su perra indigna, arrepentida y arrodillada a Sus pies.
 
malaika
 
 
Nota de Hellcat: ahora mismo son algo más de las 11 de la noche del día 28.8.12. Hoy malaika aún no ha recibido su castigo, pero lo recibirá en unos minutos. El primer dí, usé la pala de madera (10 azotes). El segundo día una zapatilla (12 azotes). El tercer día usé una vara de madera (10 azotes). El cuarto, una fusta (12 azotes). Y hoy toca de nuevo la pala (12 azotes). En cuanto acabe de postear esto, malaika recibirá su castigo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

Hellcat -

Hola Sara. Tu deseo se ha cumplido :p.

Sara -

hace mucho tiempo ya que no actualizáis, queremos noticias vuestras ^^
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres