Blogia

Master Hellcat

Cambio de blog

Esta entrada es para anunciaros que hemos creado un nuevo blog. Lo podéis encontrar en http://masterhellcat.wordpress.com.

Como tema de inauguración hemos preparado algo que esperamos que os guste leer tanto como nos gustó a nosotros vivirlo. Se trata de la crónica de lo que nos pasó esta Semana Santa, escrita por una persona para nosotros muy especial que nos visitó en Barcelona para estrenarse como sumisa y que vivió en casa durante cuatro días. Días de diversión y juegos. No quiero adelantaros nada más. Entrad ya en http://masterhellcat.wordpress.com y descubrid por vosotros mismos qué ocurrió.

Hellcat

P.D.: Este blog seguirá aún activo conservando todo su contenido. Para poder acceder a todos los artículos escritos bajad hasta abajo del todo y pinchad en la opción "ARCHIVOS".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

S.S.C., R.A.C.K e I.R.P.P.

Ya os había hablado con anterioridad de la regla S.S.C. Pero nunca está de más volver sobre tus pasos, repasar lo ya explicado y ampliar información. Al fin y al cabo el tiempo nos permite reflexionar y aprender más cosas. Así que no sólo os voy a hablar de la regla S.S.C., sino también de la regla R.AC.K., e incluso me vais a permitir la licencia de añadir algo de cosecha propia: la regla I.R.P.P. Además, este post no sólo habla de BDSM, sino en cierto modo también de la Historia del BDSM, por lo que creo que os puede resultar interesante.

Las siglas S.S.C. corresponden a la expresión Sane, Safe and Consensual, que habitualmente veréis traducida al castellano como Sano, Seguro y Consensuado. El término S.S.C. fue acuñado por primera vez por David Stein en 1983 y acabó siendo adoptado por toda la comunidad BDSM como marco de referencia para llevar a cabo dichas prácticas. Existe un cierto debate dentro de la comunidad BDSM hispanohablante sobre el término "sano", pues no es la traducción literal de la palabra inglesa sane, que debería traducirse como "cuerdo" o "mentalmente sano" (en inglés, "demente" se traduce como "insane"; es decir, lo contrario de "sane"). Hay gente que se toma este asunto realmente en serio, generando auténticas discusiones al respecto. Personalmente, no entiendo tal discusión, pues no creo que llamar a una cosa "a" o "b" sea relevante. Lo realmente importante es el concepto que subyace tras esa denominación y que es independiente de la misma. Por ejemplo, a las sillas las llamamos "silla", pero podríamos perfectamente llamarlas "parasentarme". Lo realmente importante es el concepto, que no varía: un mueble que usamos para sentarnos. Por lo tanto, tanto da cómo traduzcáis el Sane, Safe and Consensual. Lo único que importa es que sepáis cómo ponerlo en práctica y que lo hagáis.

A continuación os explico en qué consiste cada uno de los conceptos del S.S.C.:

1. Sano/Cuerdo. Nos recuerda que todos nuestros juegos relacionados con el BDSM deben estar regidos por el sentido común. Siempre que deseéis poner en práctica alguna fantasía o algún juego, primero debéis preguntaros si tenéis los conocimientos necesarios, el material adecuado, etc. En definitiva, debéis preguntaros si es sensato llevar el juego a la práctica. Si tenéis alguna duda al respecto, por pequeña que sea, os aconsejo que no lo hagáis.

2. Seguro. Un juego que no sea "Cuerdo", tiene bastantes posibilidades de no ser "Seguro". Incluso si es "Cuerdo" nunca estará de más adoptar una serie de medidas básicas de precaución.

3. Consensuado. Los juegos BDSM han de estar consensuados entre ambas partes. Esto significa que Amo y sumisa han de estar de acuerdo en el tipo de juegos que van a realizar y en la forma de llevarlos a cabo.

A propósito de la regla S.S.C., pronto surgió una corriente que argumentaba que existía un cierto abuso y tergiversación en su interpretación. Esta corriente afirmaba que nadie que no esté participando de forma activa en una determinada actividad puede establecer qué es sano o seguro para los participantes de esa actividad, ya que lo que para unos no lo es, para otros sí puede serlo. Así, bajo el prisma de la regla S.S.C., alguien que observa una sesión puede considerar que es aburrida debido a las excesivas medidas de seguridad que observan los participantes, o peligrosa si cree que no hay suficientes. Sin embargo, para los participantes quizá esas medidas de seguridad son las correctas y no están interfiriendo en el desarrollo de una sesión que para ellos está siendo plenamente satisfactoria.

En base a este pensamiento, a finales de los años 90 surgió el término R.A.C.K., correspondiente a la expresión Risk Aware Consensual Kink, que puede traducirse al castellano como Riesgo asumido y consensuado para prácticas de sexualidad alternativa o no convencional. Los partidarios de esta regla consideran necesario dejar abierta una puerta a la posibilidad de otros puntos de vista que no tienen por qué coincidir con el del observador.

Veamos un ejemplo. Supongamos que Amo y sumisa deciden, de mutuo acuerdo, que el Amo no interrumpirá la sesión, incluso si ella se lo pide. Analicemos la situación. Los seguidores estrictos de la regla S.S.C. pueden argumentar que esto es una locura y que esa decisión ha sido tomada llevados por la excitación y sin pensar en las posibles consecuencias. ¿Y si se crea una situación potencialmente peligrosa que el Amo no sabe o no puede detectar? En cambio, los seguidores de la regla R.A.C.K. pueden argumentar que esa decisión corresponde únicamente a la pareja directamente envuelta en el juego. ¿Qué es una situación potencialmente peligrosa? Lo que visto desde fuera puede parecer una situación de peligro, quizá visto desde la perspectiva de los jugadores no lo es. El observador no les conoce y quizá se le está escapando algún detalle que ellos sí tienen en cuenta. No entraré a debatir quién tiene razón y qué regla es mejor o peor. Decantarse por una u otra no deja de parecerme un "quítate tú para ponerme yo". Mi opinión al respecto es similar a la que habéis leído para el término Sane. Llamadlo S.S.C., R.A.C.K. o como queráis. Creo que ambas reglas, más allá de la interpretación que cada cual quiera darles, persiguen el mismo objetivo, por lo que las guerras de siglas me parecen innecesarias y pueden hacernos perder de vista su común significado: divertirse sin peligro.

Llega el momento de hacer balance de todo lo que hemos hablado en este capítulo y resumirlo. Para ello, me he permitido la libertad de crear una regla, a la que he llamado I.R.P.P. Sus siglas corresponden, en inglés, a la expresión Inclusive Rule for the Protection of the Players, que podemos traducir como, Regla Incluyente para la Protección de los Jugadores.

Los aspectos englobados en esta regla son los siguientes: 

1. Regla incluyente. La regla I.R.P.P. no está destinada a sustituir las reglas S.S.C./R.A.C.K. o cualquier otra que aparezca en el futuro, sino a englobarlas y complementarlas. Cualquier regla o precepto que fomente la protección de las partes involucradas en los juegos siempre debe ser bienvenido.

2. Protección de los jugadores. Más allá de las siglas y las palabras, no perdamos de vista el verdadero objetivo: la protección, física y psicológica, de todas las partes involucradas en un juego.

3. Respeto, Diálogo y Sentido común. Los tres pilares básicos de cualquier relación BDSM, dentro y fuera de los juegos, son el respeto mutuo, el conocimiento mutuo a través del Diálogo y el uso del sentido común. Sin éstos, nunca será posible aplicar las reglas S.S.C./R.A.C.K. con éxito.

Hellcat

Domingo casero

Por primera vez desde hace varias semanas hemos tenido un domingo para nosotros. Entre eso y que el sábado malaika me había picado (evidentemente, con toda la intención), decidí aprovechar el día.

Al levantarme de la cama, la encontré en la cocina, haciendo faena. Llevaba un vestido rojo de estar por casa y, aprovechando que cuando está por casa no lleva ropa interior, tras darle los buenos días me puse detrás de ella y aprisióne con mis manos sus pechos, masajeándolos con firmeza mientras le besaba el cuello y los hombros. Ella dejó de hacer lo que estaba haciendo y se concentró en mis caricias mientras comenzó a gemir.

Al cabo de unos momentos le bajé el vestido, desnudándola y le dije que se arrodillara. Ya sabía lo que tenía que hacer. Tras gozar de su boca le dije que se pusiera a cuatro patas y, cogiéndola del pelo tiré de ella hasta el salón. Alli la deje sin más. Yo me senté en el sofá y, tras haberme acomodado le ordené que fuera a buscar el collar y se lo pusiera. Al volver, ya con el collar en su cuello, le ordené que se arrodillara. la dejé así durante unos segundos, tras los cuales le dije que fuera a buscar la caña. Cuando hizo ademán de levantarse le ordené que fuera a cuatro patas. Al volver se puso de nuevo de rodillas, pero sujetaba la caña con una mano. Le dije que la sujetara con los dientes y así lo hizo. La dejé así durante un rato más hasta que decidí levantarme y, tomando la caña de entre sus dientes, comencé a azotarla. Sin prisas, deleitándome con sus quejidos. Por supuesto, no perdí la oportunidad de volver a gozar de la lengua y los labios de malaika mientras seguía azotándola en las nalgas con la caña. Después, le ordené que se pusiera a cuatro patas en la cama y me esperara allí. Fui a buscar la pala de madera (mango largo y cabeza aplanada), comprada hace ya un tiempo en un puesto ambulante que vendía utensilios de cocina de madera. Al ir a la habitación, malaika ya estaba en posición. Dejé la pala sobre la cama, delante de ella, para que pudiera ver con qué objeto iba a ser azotada a continuación y fuera consciente de cuánto le iba a doler. Por los sonidos que hizo, entendí que mi acto había hecho su efecto. A continuación cogí la pala y comencé a azotarla en las nalgas. De vez en cuando volvía a la caña y aprovechaba para azotar sus pezones, extremadamente sensibles, con lo que su sufrimiento se multiplicaba. Cuando me cansé de azotarla, la penetré y la poseí. Mientras lo hacía le anuncié mi decisión: ella no tendría orgasmo. Y así fue. Cuando tuve el mío le dije que quizá por la tarde le permitiría tener uno. Y nos quedamos un rato abrazados mientras le daba unos mimitos bien ganados ^^. Sin embargo, tenerla allí desnuda, piel con piel, hizo que me dieran ganas de poseerla de nuevo, y así lo hice. Por supuesto manteniendo la promesa de que no tendría un orgasmo en ese momento.

Durante la comida y a primera hora de la tarde malaika llevó su collar en todo momento. De vez en cuando, con el objetivo de mantener alta su líbido, yo le masejaba los pechos y los pezones sin previo aviso, con el resultado que podéis imaginar. A media tarde ambos estábamos en el sofá sentados. De pronto ella dejó su ordenador sobre la mesa y se acomodó en el sofá. Le pregunté si iba a dormir y me dijo que lo intentaría. Le dije que no podría ser y que ya podía ir a buscar cuatro cuerdas y el Magic Wand. Cuando volvió le dije que se desnudara, que despejara la mesa y que se tumbara de espaldas sobre ella (ya he escrito en este blog sobre la mesa, incluso podéis ver una foto). Até sus muñecas y sus rodillas para mantener su piernas separadas y me dediqué durante un buen rato a alternar periodos de masturbación con el vibrador Magic Wand (si no sabéis lo que es, no sabéis lo que os perdéis) con períodos en los que la dejaba relajarse. La tensión física y emocional a la que la tenía sometida era grande, pues ponía el vibrador a la máxima velocidad. Ella acababa deciendo con la voz entrecortada y medio gritando que si seguía así acabaria teniendo un orgasmo. Yo insistía durante unos segundos más y, cuando detectaba que su excitación era máxima y que efectivamente estaba a punto de llegar al clímax, retiraba el vibrador, con la consiguiente frustración de malaika, que no podía aliviar su tensión. Y así la tuve durante un rato hasta que me apiadé de ella, la desaté y la envié a la cama de nuevo, otra vez a cuatro patas. Mientras la penetraba le dije que ahora sí podía tener su orgasmo. Después de haber estado excitada todo el día y la tortura a la que la había sometido durante la tarde, ya os podéis hacer una idea de cómo fueron sus orgasmos, pues tuvo dos ;).

Hellcat

La sumisa desaparecida

Como ya sabéis, tanto a malaika como a mí nos gusta compartir nuestros juegos. Por eso empleo parte de mi tiempo en contactar con mujeres sumisas o switch que deseen unirse a nosotros. No somos especialmente quisquillosos. No nos importa ni la experiencia ni el físico, y mi abanico de búsqueda es bastante amplio, entre 18 y 45 años, aunque ni siquiera esta normal es inamovible. Aun así, soy consciente de que no es una tarea fácil. De hecho, en el 99% de las ocasiones mis mensajes no obtienen respuesta. Sin embargo, el restante 1% sí cae en tierra fértil y es posible entablar una conversación. A veces no conseguimos llegar a un acuerdo -ya sea por una incompatibilidad absoluta en los horarios o por diferencias en lo que cada cual busca y necesita-, pero de vez en cuando -fijaos que ya estamos hablando de un porcentaje inferior al 1%-, la vida nos depara una agradable sorpresa y encontramos a una chica con la que es posible mantener un diálogo fluido, sin tabúes, con sentido del humor. Normalmente a lo largo de nuestras conversaciones me pregunta dudas sobre la naturaleza del BDSM -qué es, qué no es-, sobre las relaciones entre Amo y sumisa, sobre los juegos, el placer, el dolor, sobre videos que ha visto en internet –qué es real y qué es una fantasía-, etc. Si nunca ha estado con otra mujer, aunque siente curiosidad sobre ello, también me pregunta cómo haré para incluir dos sumisas en un mismo juego. Yo intento responder lo mejor que sé, en función de mi forma de entender el BDSM, y le pregunto qué espera de mí y qué necesita para que la experiencia real de someterse a mí sea totalmente satisfactoria. Poco a poco la confianza va creciendo y llega un momento en el que los temas propios del BDSM se mezclan con información más personal – nuestros nombres reales, aspecto físico, de dónde somos, en qué trabajamos, si ella está casada, cómo nos conocimos malaika y yo, anécdotas de nuestras vidas, etc. Lo cierto es que esta información no es en absoluto superflua. Creo que es imprescindible alcanzar un grado de conocimiento mutuo que vaya más allá del BDSM por dos razones. La primera es de carácter práctico. Por ejemplo, si está casada o vive en pareja, si tiene un horario laboral estricto o trabaja los fines de semana, son situaciones en las que será más difícil encontrar el momento para poder jugar. Si vive en una zona alejada de Barcelona, también hay que tenerlo en cuenta. Lo mismo si tiene algún tipo de carga familiar. Etcétera. La segunda razón está más relacionada con los juegos. A mayor conocimiento mutuo mayor empatía y, a mayor empatía, más satisfactorios serán los juegos para ambas partes. De hecho, ciertos juegos sólo pueden llevarse a cabo si hay empatía entre las sumisas.

Pues bien, hace varias semanas contactamos con una chica con la que empatizamos casi desde el principio. Simpática, divertida, sin experiencia en el BDSM, pero con muchas ganas de aprender y experimentar. Nos enviamos de 3 a 4 extensos correos –nunca escatimo tiempo ni recursos cuando escribo un correo a una sumisa- por semana durante unas tres semanas en los que todos pusimos de nuestra parte para conocerlos lo mejor posible con la intención –declarada de forma explícita por ambas partes- de quedar lo antes posible para charlar cara a cara y, si todo iba como esperábamos –no había razón para pensar lo contrario-, acabar jugando los tres en otra ocasión. Ella vivía en pareja así que si bien éramos conscientes de que no iba a ser fácil encontrar el momento, creo que todos estábamos seguros de que llegaría tarde o temprano.

Al cabo de esas tres semanas ella enmudeció, pero no nos preocupó. Ya habíamos comentado que si en algún momento alguna de las partes no era capaz de mantener la regularidad en los correos debido al trabajo o a otras circunstancias, no sería un problema. Efectivamente, recibimos un correo al cabo de una semana en el que se disculpaba por no haber podido escribir. Nos comentaba que no había escrito hasta ese momento porque estaba muy atareada y no quería escribir el correo deprisa y corriendo, pero que al ver que el exceso de trabajo se iba a prolongar durante los próximos días nos escribía ese correo para dar señales de vida y que no pensáramos que había perdido es interés. Todo lo contrario, reiteraba su intención de seguir manteniendo la relación e ir más allá. Le contesté que no pasaba nada y continué hablando de BDSM y también de temas particulares tal y como veníamos haciendo de forma habitual.

Han pasado tres semanas desde entonces y no hemos vuelto a saber nada más de ella. Ayer le escribí lo siguiente: "Hace mucho que no sabemos de ti. Esperamos que todo vaya bien y que sólo sea debido a trabajo y a nada más". Me sorprendió que me rebotara el correo. No se especificaba a qué era debido, así que volví a probar con el mismo resultado. Entonces se me ocurrió introducir su dirección de correo en una de esas páginas web que permiten comprobar su validez y… la dirección de correo ya no existe!!!

¿Lo he soñado? Va ser que no. Ahí están sus correos, en mi bandeja de entrada, como prueba de que existió. ¿Fue una broma pesada? Es posible, pero tengo una muy, muy, muy dilatada experiencia en internet y si hubiera sido el caso, tarde o temprano lo hubiera descubierto –tal como hago casi cada día en el chat. ¿Se arrepintió? También es posible, aunque nada indicaba que pudiera pasar. ¿Su pareja la descubrió y le obligó a cortar la comunicación e incluso a borrar la dirección de correo? No podemos descartarlo. ¿Fue abducida por extraterrestres? Quién sabe.

No voy a decir que todo esto fue una pérdida de tiempo porque no lo creo. Esas tres semanas de correos fueron muy estimulantes y nos permitió conocer a una persona que podría haber sido especial para nosotros. Además, dar respuesta a sus preguntas me permitió ahondar en mis pensamientos y mi forma de entender el BDSM. Lástima que todo acabó antes de haber podido llegar más lejos. En todo caso, seguiremos buscando.

¿Qué pensáis vosotros de todo esto?

Hellcat

Conspiraciones IV

En realidad no sé por qué lo sigo titulando “Conspiraciones”, ya que a estas alturas los cuatro sabemos qué puede ocurrir.

En esta ocasión (el fin de semana pasado) reservamos un bungalow en un camping situado en Andorra. Durante la noche del viernes al sábado, jugamos al Uno. Pero con unas cuantas reglas adicionales marca de la casa:

1º. Si W o yo ganábamos, tanto malaika como evangelin debían quitarse una prenda.

2º. Si ganaba una de ellas, la otra debía quitarse una prenda.

3º. Si cualquiera de las dos decía las palabras “sí”, “no” o “dos”, recibiría un azote por cada palabra prohibida que dijera.

Con malaika y evangelin ya completamente desnudas, y habiendo recibido unos cuantos azotes durante la velada, decidimos seguir jugando. Cada vez que perdieran (o la que perdiera de las dos), debería pasar una prueba. La primera prueba que establecimos fue que, si W o yo ganábamos, ellas serían sobadas, magreadas, acariciadas (llamadlo como queráis) por el Amo de la otra. Si ganaba una de ellas, la humillación debería sufrirla la otra en solitario. Se dio el primer caso, por lo que, según lo establecido entre los Amos, tocaba que yo me dedicara al cuerpo de evangelin mientras W se dedicaba al cuerpo de malaika. Sin embargo, evangelin se negó a entrar en el juego, por lo que cambiamos ligeramente los planes. Le ordené a malaika que se levantara, pero ella, viéndose sola ante tal situación, comenzó a dudar. Como la conozco bien, sabía que lo que le hacía falta era un pequeño empujoncito para que entrara en el juego. Así que me levanté, me puse tras ella y comencé a retirarle la silla para obligarla a levantarse. Una vez de pie, recordé lo excitada que se puso la última vez cuando en una situación similar, inmovilicé sus brazos a la espalda. Así que me puse detrás de ella, con mi cuerpo pegado al suyo desnudo y trabé sus brazos con los míos, obligándola a exponerse ante W. No perdiendo la oportunidad, W se dedicó principalmente a sus pechos, acariciándolos, pero también azotándolos. Los gemidos y gritos de malaika no sólo daban fe de su dolor, sino también de su excitación, que aumentaron cuando también su sexo fue incluido. Así fue como los cuatro decidimos retirarnos por aquella noche, aunque no a dormir, claro está ;).

La noche del sábado al domingo, repetimos con el Uno. De nuevo malaika y evangelin acabaron completamente desnudas. Esta vez decidimos aplicar una nueva regla. Cada vez que W o yo ganáramos, malaika y evangelin recibirían 5 azotes cada una. Si la que ganaba era una de ellas, los azotes los recibiría la otra. La peor parte se la llevó malaika, debido a que evangelin ganó varias partidas. Al cabo de un rato decidimos retirarnos, aunque, de nuevo cada cual con su respectiva pareja, los juegos continuaron un rato más. 

El domingo por la mañana W nos despertó preguntándonos si nos apetecía que evangelin jugara con malaika. Asentimos y al cabo de un momento W apareció guiando a su sumisa, que tenía los ojos tapados. Primero fue evangelin quien dio placer son su lengua a malaika mientras W penetraba a su sumisa. Después se intercambiaron los papeles y fue malaika quien debió aplicarse para dar placer a su sumiamiga. El siguiente “asalto” consistió en un 69 entre ambas. Y, finalmente, cada cual se dedicó a disfrutar de su propia sumisa.

Con todo ello, llegó la hora de marchar, con el tiempo justo para recoger los bártulos y dejar el camping.

Hellcat

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Prueba de docilidad

Estos días, malaika se está sometiendo a una prueba. Las reglas son las siguientes:

1. Por la mañana, antes de comer, malaika tiene el derecho a masturbarse y tener un orgasmo. Yo no intervengo.

2. Malaika tiene el derecho a renunciar a su orgasmo matutino, pero ya no podrá tener otro hasta el día siguiente.

3. Me serviré de ella cuando yo desee y de la forma que desee a lo largo del día. Ella no tendrá derecho a orgasmo.

Aunque puedo usarla cuando me plazca, lo hago siempre por la tarde. Si lo hiciera por la mañana, ella podría masturbarse después de haber sido usada, con lo que el punto 3 ya no se cumpliría.

Para ella, masturbarse sin que su Amo intervenga no es un placer completo. Le gusta estar conmigo. Le gusta que participe de sus orgasmos. Y, por supuesto, cuando la uso para mi propio placer, llega un momento en que ella necesita desesperadamente un orgasmo. Pero sabe que en ese momento no lo va a tener. Que tendrá que esperar al día siguiente. Y eso la desespera.

¿Por qué hago esto? Pues porque la tendencia natural de malaika cuando no puede satisfacer sus instintos es la de suplicar que le permita tener un orgasmo. Me lo pide de mil formas distintas, me lo suplica, desesperada, entre gemidos. Por otro lado, cuando estamos cada cual a sus asuntos y de repente le indico que se prepare porque voy a usarla y a ella no le apetece, suelo obtener algún gesto o palabra en el sentido de "jo, ¿ahora?". Nunca son negativas, pero sí protestas. Lo que busco con esta prueba es que acepte sin reservas su entrega física. No hay mérito en entregarse físicamente cuando está excitada, sino en hacerlo cuando no lo está. Simplemente sabiendo que así debe ser porque su misión es servirme cuando yo quiera y como yo quiera. Los primeros días han sido más difíciles, pero parece que poco a poco empieza a entender cómo funciona esto. Veremos qué ocurre.

Hellcat

Conspiraciones III

Este fin de semana W, evangelin, malaika y yo nos fuimos a una casita rural situada en un pequeño pueblo medieval totalmente amurallado en la provincia de LLeida. Para que os hagáis una idea, el pueblo consta de 17 casas, 12 de las cuales están integradas en la muralla y las otras cinco son interiores.

Para comenzar diré que, si bien es cierto que W y yo planeamos lo que queríamos que pasara (y que acabó pasando), tampoco esperábamos que fuera a suceder. Ambos éramos conscientes de que llegaríamos hasta allí donde pudiéramos. Si la última vez que jugamos juntos (podéis leer lo acontecido en el relato “Conspiraciones (II)”) llegamos al primer nivel, esta vez hemos alcanzado el nivel máximo saltándonos todos los intermedios que pudiera haber.

El jueves por la tarde nos reunimos W y yo para comenzar a planificar el finde en cuanto a BDSM se refiere. Por supuesto, todo lo demás (comida, compra, etc.) quedaba al cargo de evangelin y malaika, que para eso están (bueno, para eso y para otras cosas xd). No os contaré ahora todo lo que hablamos para no adelantar acontecimientos.

El viernes por la tarde, W y evangelin pasaron a recogernos en su coche. Salir de casa con la fusta y el látigo de doma en la mano fue toda una experiencia para malaika. Pero no porque los llevara ella, sino precisamente porque los llevaba yo y no me molestaba en ocultarlos. Total, ¿quién va a asociar una fusta y un látigo de doma con el BDSM? Como yo le decía a malaika, quizá nos íbamos un finde a montar a caballo (en realidad íbamos a practicar la doma de yeguas xd) y en todo caso, a nadie le importa.

Al llegar a la casa nos instalamos y, mientras malaika y evangelin preparaban la cena, W y yo dábamos la forma definitiva a los planes. Antes de seguir debo volver a explicar que la relación que nos une es muy estrecha. La relación de amistad entre W, evangelin y malaika se remonta a varios años atrás. Yo entré en el grupo cuando conocí a malaika. La diferencia es que malaika y yo comenzamos nuestra relación como Amo y sumisa, relación que luego derivó en una más profunda que, como ya sabéis acabó en boda (ais… qué bonita historia de amor acabo de contar…). En cambio, W y evangelin, como también he explicado en entradas anteriores, comenzaron su andadura BDSM hace relativamente poco tiempo. La empatía que hay entre todos hace que los juegos tomen un carácter especial. Para comprender el alcance de todo lo que os voy a explicar podéis tratar de imaginar, a lo largo de todo el relato, cuál sería vuestra reacción si os ocurriera algo parecido con alguien al que os une una amistad cercana.

Durante la cena del viernes, malaika y evangelin se sentaron una al lado de la otra, mientras que W se sentaba frente a malaika y yo frente a evangelin. Ellas comenzaron la cena con sus respectivos collares y esposadas (mano izquierda de malaika a mano derecha de evangelin). De vez en cuando les pedíamos que nos pasaran cualquier cosa que estuviera lo suficientemente alejada (el salero, pan, etc.) de forma que tuvieran que coordinarse para poder cumplir la orden. También les fuimos pidiendo que se fueran desabrochando la blusa: un botón ahora, otro luego… y sí, al final se quedaron no solo sin blusa, sino también sin pantalones, con lo que acabaron cenando en ropa interior.

Mientras ellas recogían y fregaban, nosotros bajamos al salón para preparar la velada. Desplegamos el material y preparamos el juego al que jugamos la última vez (ver el relato “Conspiraciones (II)”). Las reglas eran las mismas. Así transcurrió gran parte de la velada, hasta que decidimos hacer un descanso. En un sofá estaban W y evangelin y en otro malaika y yo. El juego había conseguido su propósito y, entre juegos, bromas y carícias, W y yo conseguimos que nuestras respectivas sumisas se quedaran primero en top-less y, más tarde, desnudas. Lógicamente, el proceso no fue ni breve ni sencillo. Nos costó muchas palabras y caricias conseguirlo… y más palabras y más caricias para que empezaran a vencer la vergüenza al saberse desnudas delante de la otra pareja. Pero las caricias llevaron a más y, finalmente, cada uno en su sofá y con su respectiva pareja, acabamos manteniendo relaciones sexuales a plena vista de los otros.

El sábado nos dedicamos a hacer turismo por la zona, aunque no faltaron las oportunidades para comentar lo sucedido la noche anterior, yo con W y, por su lado, malaika y evangelin. Por la noche, de nuevo las sumisas fueron las encargadas de preparar y servir la cena, que transcurrió sin novedad. Después, jugamos al strip-parchís. Las reglas son muy sencillas:

 - Si un Amo come la ficha de una sumisa, la sumisa paga prenda. 

- Si una sumisa come la ficha de una sumisa o de un Amo, la otra sumisa paga prenda.

- Si un Amo lleva una ficha hasta la casilla de meta, ambas sumisas pagan prenda.

- Si una sumisa ya está completamente desnuda y ha de pagar prenda, recibe un castigo.

- En principio, las sumisas están obligadas a comer. Pero una sumisa puede negarse a hacerlo y, a cambio, sufrir un castigo. 

Podéis decir: “pero hombre, entonces en este juego las sumisas siempre pierden y pase lo que pase, acaban desnudas”. Vaya, no me digas. Ni se nos había pasado por la cabeza…

Las prendas que llevaba cada sumisa eran: blusa, pantalón, dos calcetines, dos zapatos, sostén, braguitas y reloj/anillo (una llevaba un reloj de pulsera y la otra un anillo, pero decidimos que contaban como equivalentes). Y no creáis que por haber acabado desnudas el día anterior iban a pasar menos vergüenza este. Al contrario: desnudas como estaban, hacían lo imposible por taparse, lo que hacía el juego más excitante.

Ya desnudas fuimos al salón. Como hacía frío, les permitimos ponerse una chaqueta por encima. Justo antes de entrar les tapamos los ojos. Después las sentamos, cada una en un sofá y les atamos las manos a la espalda. Después les explicamos que nosotros saldríamos un momento para hablar de unas cosas y que ellas se quedarían allí sentadas sin poder hablar. Pusimos la tele, abrimos la puerta, esperamos un par de segundos y la volvimos a cerrar… pero no salimos. Nos quedamos allí, de pie, mirándolas, esperando por si a alguna se le ocurría desobedecer nuestras órdenes mientras el sonido de la tele enmascaraba cualquier otro que nosotros pudiéramos hacer por accidente. Pero ellas no desobedecieron. Permanecieron allí, sentadas y en silencio, sumidas en sus pensamientos. Finalmente, simulamos nuestra entrada y pasamos a la siguiente fase.

La idea era probar una teoría que a W le rondaba la cabeza: que evangelin tiene una vertiente dominante que W deseaba explorar. Para ello, la idea era que, con los ojos vendados, desnudaríamos a evangelin (recordad que ambas llevaban chaquetas), la vestiríamos con un corsé y la sentaríamos en el sofá. Luego desnudaríamos a malaika, la podríamos a 4 patas sobre el sofá con las manos atadas delante y se la ofreceríamos a evangelin. Si embargo los nervios jugaron malas pasadas. Primero malaika se negó a quitarse la chaqueta. Hicieron falta varios minutos de Master Hellcat en estado puro para conseguirlo. Y no me refiero a amenazarla (para eso no hace falta ser Amo), sino a convencerla. ¿Acaso la victoria a través de la convicción y la entrega no es mucho más dulce que la victoria a través del miedo? Siempre. 

Cuando malaika estuvo preparada y, os lo puedo asegurar, muy excitada, le quitamos la venda de los ojos a evangelin y le explicamos lo que queríamos que hiciera. También se negó. Las circunstancias eran las que eran y probablemente W y yo no planteamos el juego del mejor modo (mal Amo es aquel que echa siempre la culpa sobre la sumisa sin analizar si sus propias acciones fueron correctas). Sea como fuere, ella se negó (es su derecho, ya que para nosotros esto es un juego y nada más que eso) y suspendimos momentáneamente la sesión hasta que ambos volvieron al salón tras haber hablado del tema. Ah, pero no creáis que todo acabó ahí, ni mucho menos. De nuevo las palabras y las caricias hicieron mella en la resistencia natural de evangelin y malaika y el día acabó igual que había acabado el anterior. 

Y llegó el domingo. A eso de las 11 de la mañana, recibimos un mensaje: W venía a nuestra habitación y sería conveniente que malaika se pusiera su collar. W llamó a la puerta y me pidió que saliera un momento. Me dijo que evangelin estaba en la habitación, preparada según uno de los juegos que habíamos planificado previamente para la noche del sábado y que podíamos subir cuando quisiéramos. Le comenté que subiríamos enseguida.

Entré en la habitación y le dije a malaika que íbamos a subir. Yo iba vestido con chándal, igual que W. Malaika iba desnuda. Justo antes de llegar a la habitación le vendé los ojos. Cuando entramos, vi que evangelin estaba tumbada sobre la cama, a lo ancho, tapada con el edredón. Los brazos y las piernas quedaban fuera y estaba sujetos por cuerdas (una para los brazos y una para cada tobillo). W destapó a evangelin, que estaba completamente desnuda y también con los ojos vendados. Cuando quitamos la venda a malaika, casi no se lo podía creer. Su primera reacción fue la de echarse atrás, pero yo la conozco y sabía perfectamente que el morbo era mucho más fuerte que la vergüenza. Para acabar de derribar cualquier resistencia hice algo que estaba seguro que la excitaría: ofrecí a W acariciar los pechos de malaika mientras yo sujetaba sus brazos a su espalda de forma que sus hombros quedaran hacia atrás y sus pechos expuestos. Como yo imaginaba (más tarde me lo confirmó ella misma) aquello la excito mucho y, evidentemente, W no perdió la oportunidad de acariciar, por primera vez, los pechos de aquella chica que conoció hace ya tantos años.

Lo que siguió a continuación ya os lo podéis imaginar: W y yo acariciándolas, sexo oral entre ellas (la primera vez para evangelin con una chica) incluyendo un muy excitante 69, sexo oral de ellas a nosotros y, finalmente… intercambio de parejas.

Me consta que malaika disfrutó mucho del señor W… aunque ya en el momento pude constatarlo a juzgar por sus gemidos (pero qué jaleosa es mi zorrilla xd). En cuanto a mí, sólo puedo decir que espero que evangelin disfrutara tanto conmigo como yo disfruté con ella: gracias guapa ;).

Gracias a los tres por un fin de semana genial!!!

Hellcat

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El Palacio de Cristal y La Reina Blanca (I y II)

Hace unos nueve años que posteé en este blog el relato que podéis leer a continuación. Como veréis, es un relato con final abierto. Y no por elección propia, sino porque en aquella época no podía ser de otra forma. Pero ahora, después de 9 años, por fin puedo terminarlo. Podéis leer la conclusión tras el relato original.

De niño alguien me contó una leyenda que hablaba de la existencia, en un lugar remoto y desconocido, de un gran palacio de cristal. Crecí oyendo a todo el mundo hablar de ese palacio. Decían que sus torres facetadas se alzan hacia el cielo, como grandes espejos cónicos, buscando los rayos del sol, que salen despedidos en todas direcciones. Contaban que, por la noche, a la luz de la luna, el palacio parece hecho de plata. Que sus estancias de cristal no son frías, como podría pensarse, sino cálidas y acogedoras y que, una vez en su interior, nadie siente deseos de abandonarlo, pues la Reina Blanca, dueña y Señora del palacio, da cobijo en él a todo viajero que llegue hasta sus puertas, sin distinción de sexo, raza o credo.

“¿Una reina?”, pregunté. “Una hermosa dama vestida de blanco que se sienta en el Trono de Cristal”, me respondió. “¿Y está sola?”. “No. Unos ya la han encontrado. Y otros aún buscan el palacio para llegar hasta ella”. “¿Todo el mundo la busca?”. “Sí, todo el mundo”. “Pues yo no quiero buscarla. No la necesito”. “Ah, pequeño, pero algún día la necesitarás. Y partirás en su busca”. “Bueno…", dije, sin estar muy convencido. “¿Y quién construyó el palacio?”. “Nosotros, los Hombres. Pero no con nuestras manos”. “Pero si ya hay alguien que lo ha encontrado, ¿por qué no cuenta a los demás dónde está el palacio?”. “Porque el Palacio de Cristal no siempre está en el mismo lugar. Depende de quién lo busque”. “No lo entiendo”. Sonrió. “No te preocupes. Ya lo entenderás”.

Durante años no hice mucho caso de la leyenda, aunque a mi alrededor la gente no dejaba de hablar de ella. Sin embargo, un día sentí una sensación de vacío en mi interior y, por más que intenté acallarla, no pude. Me sentí raro, pues era la primera vez que no podía silenciar mi voz interior. Por fin, tras mucho pensar, me di cuenta de lo que me pasaba: me sentía solo. Y entonces comprendí el significado de las respuestas que me habían sido dadas años atrás. Y también supe cuál era el único remedio para mi mal: la Reina Blanca. Debía partir en busca del Palacio de Cristal.

Inicié la búsqueda pertrechado tan solo con lo imprescindible para el viaje. Debía ir ligero de equipaje, pues desconocía dónde se hallaba el palacio y, por lo tanto, la duración de mi aventura. Caminé por verdes y fértiles valles. Crucé ríos anchos como mares. Subí montañas tan altas que las nubes eran su única compañía.

He conocido a mucha gente en mi búsqueda. “¿Hacia dónde te diriges, extranjero?”. “Voy en busca del Palacio de Cristal y de la Reina Blanca”. Tras escucharme, algunos me decían que estaba loco. Que iba en pos de una quimera. Que el palacio y la reina no existían y que no perdiera el tiempo buscando imposibles. Querían que me conformara con falsas reinas sentadas en tronos de barro. No les hice caso y continué mi camino. Sin embargo, aquéllos que ya habían encontrado el Palacio de Cristal y la Reina Blanca me animaban a continuar con mi búsqueda. “¿Cómo es ella?”. “Cualquier descripción se quedaría corta. Pero te diré que es realmente hermosa.”. Y yo reanudaba mi camino con renovadas fuerzas. De vez en cuando me encontraba con otros viajeros que, como yo, iban en busca del Palacio de Cristal. Intercambiábamos relatos de nuestras aventuras, anécdotas y esperanzas antes de que cada uno siguiera su camino, no sin antes desearnos suerte.

Debo decir que alguna vez creí alcanzada mi meta. Divisaba el palacio a lo lejos, majestuoso, refulgiendo al sol. Y yo sentía que mi búsqueda había llegado a su fin. Pero cuando me acercaba a él y lo tocaba, el cristal se volvía barro y el palacio se desmoronaba ante mis ojos convirtiéndose en polvo. El dolor era profundo, hasta tal punto que más de una vez consideré la opción de abandonar la búsqueda. Pero acababa sacando fuerzas de flaqueza y proseguía mi camino.

Aunque hace ya tiempo que recorro los caminos con la mirada siempre fija en el horizonte, esta es una historia que aún no tiene un final. Todavía no he encontrado el Palacio de Cristal ni la Reina Blanca sentada en su Trono. Pero sé que existen en algún lugar. Y no me rendiré. El viaje continúa…


Hellcat
Barcelona
13 de abril de 2004

 

Hasta aquí, la primera parte. Ahora, la conclusión.

 ¿Fuera de lugar? ¿Extraño? La verdad es que no sé qué expresión era la más adecuada para definir cómo me sentía. Por decirlo de alguna forma, aún sin saber el qué, ni el cómo, ni el dónde… intuía que algo no cuadraba en mi vida.  De casa al trabajo, del trabajo a casa, salir de fiesta… supongo que esto es lo que todo el mundo llama “vida normal”. Pero para mí no lo era. Me faltaba algo. Algo que mi mente no podía ni siquiera sintetizar como un pensamiento. Pero de vez en cuando soñaba. Nunca le hablé a nadie de mis sueños. En ellos, yo no era yo, sino otra persona. Tenía una misión. Buscaba algo. Necesitaba encontrarlo. Pero cuando despertaba, la ilusión se había ido. Y el vacío de saberme tan cerca de la respuesta sin poder alcanzarla no hacía sino aumentar mi desazón. La fantasía se tornaba amarga realidad. Y después del domingo llegaba el lunes. Y vuelta a empezar.

 Ella siempre estuvo cerca de mí, aunque yo fuera incapaz de reconocerla y atar cabos: una mirada fugaz en la calle, una sombra en la oscuridad, la chica que se para a mi lado en el semáforo… “Llevo observándote desde hace mucho tiempo”, me dijo al poco de conocernos. Pensé que lo decía de forma figurada. Ahora sé que lo decía en sentido literal. El día en que me reveló su verdadera identidad aprovechó un breve silencio entre ambos, a mitad de una conversación, para hacerme la pregunta que cambiaría mi vida. “¿Alguna vez has oído hablar de la Reina Blanca?”. La pregunta me cogió por sorpresa. Sentí como si una parte de mi mente quisiera abrir una puerta que había permanecido cerrada durante largo tiempo. Forcejeé con la cerradura durante unos segundos, pero la puerta no cedió. Aparté aquel pensamiento de mí y contesté en función de la realidad que creía estar viviendo: claro que había oído hablar de la Reina Blanca; era un cuento popular que las madres contaban a sus hijos pequeños para hacerles dormir. Ella sonrió. Había notado mi reacción inicial. Y sabía que detrás de esa respuesta, en algún rincón oscuro y olvidado de mi mente, estaba la verdad sobre mí mismo. “Cuéntamelo”, pidió. “¿El cuento? ¿Ahora?”. “Por favor”. Le advertí de que sólo recordaba las líneas generales, pero ella insistió en que lo intentara, así que lo hice lo mejor que pude, aunque creo que el resultado dejó bastante que desear. “Un cuento…”, dijo con aire distraído, para a continuación sonreír: “lo has hecho muy bien…”, me cogió las manos, “… pero no es un cuento”. “Perdón, ¿cómo?”. “Soy una Guardiana de la Búsqueda. Mi trabajo consiste en encontrar a los que, como tú, olvidaron. Volviste a tu mundo sin haber completado la misión. Te acompañaré de vuelta para que acabes lo que empezaste”. Empecé a balbucear, pero antes de que pudiera decir algo coherente, ella siguió hablando. “Mírame a los ojos”. Y lo hice. No sé por qué, pero lo hice. Y allí, en la profundidad de sus ojos negros, empecé a comprender… y a recordar. La realidad de lo que había vivido me golpeó como una maza. La Reina, el Palacio de Cristal, la Búsqueda, la gente que había conocido y los lugares que había visitado. Todo volvía a mi mente. Y su piso comenzó a desdibujarse primero, y desvanecerse después, a nuestro alrededor.

Aquel mundo era muy diferente. Pero el aspecto de ella también lo era: llevaba el pelo recogido e iba vestida con un peto de cuero con refuerzos metálicos. Los brazos, los hombros y las piernas estaban protegidos de forma similar. De su cintura pendía una vaina de la que sobresalía la imponente empuñadura de una espada. El traje se ajustaba perfectamente a su anatomía, pero estaba claro que se trataba del atuendo de una guerrera. Yo no llevaba espada, sino tan sólo un puñal que me había dado ella. “¿Por qué no tengo espada?”, le había preguntado. “¿Sabes usarla?”. “Bueno, yo… en realidad…”. “Sigue cabalgando. Hay que aprovechar las horas de luz”, atajó ella. “¿A dónde nos dirigimos?”. “A la montaña Gahlad”. “¡Gahlad!”, repetí yo. Recordaba muy bien aquel sitio. Era el hogar de un pueblo formado por sabios que se llamaban a sí mismos gahladres, que en la lengua del lugar quería decir “los que saben” o “los que enseñan”. Su fama como preceptores y maestros era tal que reyes, nobles y ricos comerciantes acudían a ellos para que enseñaran a sus hijos sobre todas las artes y ciencias conocidas por el hombre. La montaña estaba protegida por algún tipo de hechizo - los galahdres lo guardaban con gran celo-, que preservaba la visión de la montaña del viajero hasta que estaba a unos pocos kilómetros de distancia y sólo si el visitante era bienvenido. Había quien decía que la montaña tenía incluso la capacidad de desplazarse, aunque nadie había podido probarlo nunca. La ciudad recibía el mismo nombre, y había sido excavada en su interior por los antepasados de los galahdres mediante el uso de la magia. La entrada estaba guardada por una gran fortificación hecha de piedra. Al cruzarla, lo primero que sorprendía al viajero era la claridad que reinaba en la ciudad y que parecía llegar de la bóveda bajo la que se cobijaba. El origen de la luz era otro de los misterios de Gahlad. No parecía venir de puntos de luz focalizados, sino que la iluminación era uniforme, como si la ciudad se encontrara bajo el cielo y no encerrada entre moles de piedra de centenares de metros de grosor.

El rey de Gahlad recibía el título de Summa Magíster. No se trataba de un honor hereditario sino que, cuando un rey moría, su sucesor era elegido en función de su sabiduría y sus aptitudes, pues Gahlad, guardiana de múltiples secretos y conocimientos, no podía permitirse tener como líder a alguien que no reuniera las condiciones adecuadas para el puesto. El Summa Magíster no residía en un palacio, sino que, tras su nombramiento, seguía viviendo en su residencia particular. Su único privilegio era poder recibir a los visitantes sentado en su trono, tallado –tanto el trono como la tarima sobre el que se hallaba- a partir de un único bloque de piedra. Cuando nos presentamos ante él, el Summa Magíster ya nos estaba esperando. No hizo falta presentarnos ni explicarle qué hacíamos allí. Él ya lo sabía. “Debéis ir hacia el norte. Hacia las grandes ciudades que se encuentran más allá del Valle de las Dos Princesas. Pero recuerda, Buscador, que tu objetivo no tiene por qué estar más cerca de ti cuanto más lejos vayas”. Le pregunté qué había querido decir, pero no conseguí que me aclarara nada más. La audiencia había acabado.

Los galahdares nos permitieron pasar la noche en la ciudad. Se nos asignó una habitación. El mobiliario era sencillo: una mesa, dos sillas de aspecto incómodo… y una única cama. Yo me senté en la silla, certificando su incomodidad y empezando a hacerme a la idea que aquella noche no iba a poder dormir. La Guardiana dejó su espada sobre la mesa y comenzó a quitarse las protecciones despreocupadamente, hasta quedar vestida tan solo con una especie de camisa de algodón grueso. Para mi conmoción, no se detuvo ahí, sino que también se quitó la camisa, quedando completamente desnuda. Después se deslizó entre las sábanas y me miró. “¿Es que quieres dormir ahí?”, preguntó. “Bueno, yo… pensé”. “Deja de comportarte como un crío. La cama es lo suficientemente grande para los dos”. Me quité la camisa y aparté las sábanas con cuidado de no descubrir su cuerpo. “¿Es que piensas meterte en la cama con los pantalones? Están sucios y polvorientos”. Me la quedé mirando sin saber muy bien qué decir o hacer. “¿Y bien?”, apremió. Finalmente, me desnudé y me metí yo también entre las sábanas. Aún sin tocarla, sentía el calor que desprendía su cuerpo. “Buenas noches”, dijo ella mientras giraba su cuerpo hacia el lado contrario. “Buenas noches”, contesté. Y, ciertamente, aquella noche apenas dormí.

 Al día siguiente abandonamos Gahlad y emprendimos el verdadero viaje, siempre hacia el norte. La tierra era fértil y estaba salpicada de múltiples poblaciones. Nuestra primera parada fue en las ciudades gemelas de Eran y Kaali, construidas sobre dos gigantescas islas de roca y tierra que  flotaban en el aire, por encima de las nubes. Su origen se perdía en la noche de los tiempos y hasta el momento, nadie –ni siquiera los galahdares- había sido capaz de averiguar mediante qué clase de ciencia o hechizo aquellas masas de piedra podían mantenerse en el aire. Los habitantes de las ciudades obtenían su sustento gracias a las decenas de familias de granjeros y labradores que criaban ganado y cultivaban las tierras situadas bajo las islas. A cambio, las ciudades les proporcionaban productos manufacturados que las familias podían usar o vender. Para realizar el intercambio de productos o visitar  la cuidad se usaban dos pequeños islotes que subían y bajaban periódicamente, sin necesidad de que ninguna persona estuviera al cuidado del proceso. Estuvimos tres días en cada ciudad, pero nadie supo decirnos nada sobre la Reina Blanca ni el Palacio de Cristal. “No te preocupes”, me dijo la Guardiana, “el Summa Magíster dijo que debíamos buscar más allá del Valle de las Dos Princesas y aún no hemos llegado”. Tenía razón. Debíamos continuar.

La historia del Valle de las Dos Princesas era digna de ser contada. En realidad ese no era su verdadero nombre. El nombre original era Valle de Dunar. Sin embargo, todo el mundo lo conocía como Valle de las Dos Princesas debido a la leyenda de Alura y Elaniver: ambas hijas del rey Legaran, que, sintiendo la proximidad de la muerte, prometió el reino a aquella de sus hijas que se casara en primer lugar. El problema es que ambas estaban enamoradas del mismo hombre. La relación entre ambas hermanas, que hasta el momento siempre había sido ejemplar, se deterioró hasta tal punto que el reino se dividió en dos facciones irreconciliables. El rey, consciente de que él había sido la causa primera de aquella situación, no tardó en morir del disgusto. Tras haber enterrado a su padre, ambas hermanas, sin haberse casado todavía –dada la situación, el pretendiente se había desentendido de ambas- se autoproclamaron reinas. La guerra fue inevitable y la batalla que había de decidir el destino de ambas hermanas se libró, precisamente, en el Valle de Dunar. Ambas murieron en el transcurso de la batalla. Desde entonces, el valle es conocido como el Valle de las Dos Princesas.

La Guardiana no se separaba nunca de mí, pero tampoco parecía mostrar ningún interés. Tan sólo se limitaba a cumplir con su misión. Nos procuraba refugio y alimento cada noche. En general el viaje transcurría con tranquilidad, libre de altercados. Tan sólo en un par de ocasiones tuvo que desenvainar la espada para disuadir a salteadores de caminos que, al conocer su condición de Guardiana, se retiraron sin presentar batalla. Una vez cruzado el Valle de las dos Princesas, prestamos más atención a los lugares que visitábamos. Cualquier persona, cualquier elemento del paisaje, podría traernos una pista sobre nuestro objetivo. Procurábamos visitar la mayor cantidad posible de ciudades: Osin, Cadore, Aelia. En cambio, otras, como Eresa, las evitábamos. La ciudad fantasma de Eresa, una vez rica y próspera, llevaba siglos deshabitada. Se contaba de ella que estaba maldita: si entrabas, no salías. Nadie conocía el motivo de tal maldición ni por qué la ciudad había sido abandonada. Pero, de vez en cuando, la leyenda se veía respaldada por algún hecho misterioso: gente que, por cualquier razón, se internaba en la ciudad y desaparecía. Algunos pensaban que la ciudad podía estar habitada por bandidos que atacaban y robaban a los incautos visitantes. Pero otros creían a pies juntillas en la maldición de Eresa e incluso se había hablado de derruir la ciudad para acabar así con la maldición o encontrar a los supuestos bandidos que la habitaban. Sea como fuere, no teníamos la menor intención de averiguar la verdad, así que seguimos una ruta alejada de la ciudad y la dejamos atrás.

 “El tiempo es como la arena del desierto. Se escurrirá entre tus dedos y, antes de que te des cuenta, tu mano estará vacía”. Nos lo dijo un hombre sabio de la ciudad de Cadore. Aquel hombre tenía razón. El tiempo pasaba y los resultados no llegaban. Pensando en ello, en un alto en el camino, observé a la Guardiana. Intentaba encender un fuego. ¿Qué pensaría ella de todo esto? Al fin y al cabo se trataba de mi Búsqueda, de mi misión. Y ella estaba siempre allí, conmigo, atendiendo mis necesidades. Sin protestas ni reproches. Comprendí que ella nunca cedería, ni me abandonaría, ni me decepcionaría. Estaba conmigo desde el principio, desde la montaña de Gahlad… desde Gahlad… ¡Claro! ¿Cómo es que no me di cuenta antes? “Tu objetivo no tiene por qué estar más cerca de ti cuanto más lejos vayas”. Eso es lo que dijo el Summa Magíster. ¡Siempre tuve la respuesta conmigo! Ella. Siempre fue ella. Me levanté de un salto. Tenía que contárselo… decirle que… mis pensamientos se vieron interrumpidos cuando me di cuenta de que ella ya me estaba mirando y que, probablemente, ya llevaba un rato haciéndolo. “Lo veo en tus ojos. Por fin has comprendido”, dijo. “Tú…”, fue lo único que pude decir. Ella avanzó hasta situarse frente a mí. “El Palacio de Cristal”, prosiguió, “está aquí”, dijo apoyando su mano en mi pecho, sobre mi corazón. “Y la Reina Blanca es aquella a la que dejarás entrar y vivir dentro de tu Palacio de Cristal para que se convierta en tu compañera de viaje, como lo he sido yo”. “Ni siquiera sé tu verdadero nombre. Nunca me atreví a preguntártelo, aunque no sé por qué”. Ella se arrodillo a mis pies y alzó su mirada hacia mí. “Puedes llamarme malaika”.

Malaika… mi Reina Blanca. El viaje ha terminado.

Hellcat
Barcelona
10 de mayo de 2013 (revisado el 6 de junio de 2013)

Y por eso me casé con ella ;).

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres